Resumen Campaña Larra UEV / FNE 2014

0
101

Tras los intensos preparativos de julio, la campaña de este año da comienzo el 31 de julio con la llegada del grueso de los participantes y la instalación definitiva del campamento base autorizado en la Hoya del Portillo de Larra. Este año compartimos espacio con otra expedición formada por rusos y madrileños fundamentalmente (KGE), apoyados por la UME Estos, en principio, van a trabajar en BU-49 y tratar de superar el último sifón de BU-56.

Los dos primeros días de campaña nos centramos en la instalación de las verticales de BU-56 y los accesos al río arriba así como el vivac subterráneo. Las cuerdas y anclajes utilizados en las verticales y hasta la entrada en el meandro Kaos Reptante es material aportado por la expedición del KGE, tal y como se había acordado previamente, al llegar nosotros el 31 de julio. El conocimiento que tenemos de la cavidad, nos permite realizar una instalación clara, cómoda y segura que va a ser utilizada por un gran número de personas. Inmediatamente nos ponemos a trabajar comenzando a revisar y topografiar todas las incógnitas dejadas el año pasado. Simultáneamente se realiza una nueva topografía de las verticales de entrada para enlazarla con la topografía de la zona denominada Río Arriba y poder continuar con la revisión de la cavidad hacia abajo en años posteriores. Los datos actuales de la topo son 5.800 m de desarrollo y 464m de desnivel.

Tal y como nos hemos propuesto, la labor es sistemática, no dejando un rincón por revisar y mapear, resultando un verdadero enrejado de más de 5 Km de galerías para esta parte de la cavidad. Destacar un nuevo meandro localizado por medio de una escalada en el meandro SECEM (“meandro en ruinas”), al que hemos llamado “el Rompebuzos” y que nos ha llevado casi hasta la calle. Parece que sólo unos 40 m nos separan de conseguir una nueva entrada al sistema de Ilamina, en una zona del valle de Ukerdi plagada de dolinas y agujeros sopladores. A pesar de que se ha intentado localizarla por medio del uso de Arvax y humo de incienso el tiempo se nos agotó sin llegar a lograr el éxito. El año que viene volveremos a intentarlo desde dentro y desde fuera, las posibilidades son reales. En cuanto a los Ríos Budogia y López el avance queda totalmente impedido por sendas barreras de bloques.

La progresión por las verticales de entrada se han visto animadas este año por una importante circulación de agua en los pozos finales, que además se ha visto incrementada puntualmente por las constantes precipitaciones y alguna que otra tormenta. No obstante y a pesar de la incomodidad que esto ha supuesto no nos ha impedido trabajar con cierta normalidad.

Un incidente acaecido el día 6 de agosto en BU-49 produce un sobresalto en la expedición. Un madrileño se ve atrapado en un meandro estrecho a -260m y obliga a activar la intervención de los grupos de espeleosocorro y la alerta de todos los espeleos presentes en el campo base. Afortunadamente y a pesar de la gran repercusión mediática y el revuelo originado, logra salir por su propio pie con la ayuda de sus compañeros y sin mayores consecuencias.

Los trabajos de este año en BU-56 terminan durante los días 14 y 15 de agosto, con la topografía del llamado Kaos Reptante y la desinstalación y limpieza del vivac. Los del KGE que estarán hasta el 21 de agosto se encargarán de la desinstalación de las verticales. Paralelamente se ha trabajado en otras cavidades de la zona de La Pakiza, Budogia y Ukerdi en colaboración con los veteranos de Satorrak que prosiguen con su trabajo de catalogación y localización de simas interesantes para revisar. Estas exploraciones no han dado frutos importantes, destacando tal vez A70 donde un estrecho meandro soplador parece prometedor, aunque tan sólo se ha logrado progresar unos pocos metros.
Una vez recogido el campamento y finalizada la campaña el 17 de agosto, las conclusiones preliminares no pueden ser mejores, se ha consolidado un equipo de trabajo potente y comprometido, con jóvenes y no tan jóvenes, de un nivel técnico y humano excelente, más que capaces de afrontar el importante reto que nos hemos marcado: la revisión sistemática de una cavidad tan exigente, mítica e histórica para la espeleología vasconavarra, como es BU-56, el sistema de Ilaminako Ateak. Sin dejar por ello a un lado la continuidad del proyecto iniciado en el año 2011, la revisión de otras cavidades interesantes de nuestra zona de trabajo: la parte meridional navarra del macizo de Larra.

Como siempre queremos agradecer a todas aquellas instituciones y personas que han colaborado de un modo u otro en que este proyecto sea una realidad. El año que viene seguimos río abajo.

Continuará…

(argazkiak eta topografiak hemen)

Dejar respuesta